La soja logró avanzar este lunes aunque al cierre de la jornada el USDA reportó una condición de los cultivos estadounidenses que superó las expectativas de mercado. Tanto el viernes como el lunes el contrato julio -el más cercano- rebotó pero sin poder sostener los niveles máximos.

Con ocho alzas semanales consecutivas, y con cotizaciones en Nueva Palmira superiores a US$ 4090 y para la 2017 mayores a US$ 360, el momento es crucial.

Este lunes las mayores subas se dieron en las posiciones de referencia para la zafra 2017. Los modelos meteorológicos marcan probabilidad de mayores temperaturas para las próximas semanas lo que fue un factor alcista sobre el mercado. Al cierre del mercado, sin embargo, el USDA informó una condición de los cultivos de la oleaginosa que superó lo esperado por el mercado.

El porcentaje de soja en condición buena o excelente arranca en 72% del total frente al 69% del año anterior y al 70% de la proyección promedio de los analistas consultados por Reuters. La condición de la soja se ubicó por encima del promedio de cinco y 10 años para la fecha. 

Según el USDA, hasta el domingo se había sembrado el 83% del área proyectada frente al 73% de la semana anterior y el 77% de igual fecha de 2015 y del promedio de cinco años. La proyección promedio de los analistas consultados por Reuters apuntaba a un avance de la siembra de 85% del área.

Resta por ver cómo juega este dato –que genera una sólida base inicial de rendimiento- ante las proyecciones sobre menores lluvias y temperaturas más altas para las próximas semanas. Un dato relevante es el escaso margen de fallo que tiene la producción estadounidense ante los menores stocks en América del Sur. La debilidad del dólar tanto en Argentina como en Brasil puede limitar adicionalmente la oferta lo que puede llevar más demanda para Estados Unidos.

 

 

MERCADO LOCAL Y REGIONAL

Con cierre prácticamente de la cosecha se ajustan las estimaciones sobre producción con números que van en un rango entre 2,2 millones y 2,4 millones de toneladas frente a un potencial de 3,1 millones de toneladas. Con el acondicionamiento final del grano recibido se evaluará si se puede llegar a valores de dañado por debajo de 8% y si habrá soja que no pueda entrar al circuito de exportación. En general, los operadores consultados por Monitor Agrícola, entienden que un porcentaje relativamente acotado podría quedar fuera y cuánto pudo absorber la molienda interna. La presidenta de la Asociación de Comerciantes de Granos, Carola Píriz, dijo en el programa Tiempo de Cambio de radio Rural que el porcentaje de producción al que restaría poner precio estaría entre el 15% y 20% con todo tipo de calidad. Es probable que con las ventas de saldos de los últimos días ese porcentaje se ubique más sobre 15%.

Los valores de la soja disponible se ubicaron este lunes los US$ 403-US$ 405 por tonelada con un mercado que va liquidando los saldos y con una parte importante de la operativa en definir los promedios de calidad y la liquidación de los contratos.

Las primas en la región siguen firmes lo que favorece los valores locales. En Brasil –donde las primas son más altas que en Argentina y Uruguay por un mayor nivel de proteína y menores costos de flete- los productores administran sus ventas dado el ajustado saldo exportable y la competencia que habrá en los últimos meses entre la comercialización al exterior y la demanda interna. Es así que los precios nominales en Brasil han llegado a niveles máximos. En Argentina, en tanto, hubo un empuje de ventas en las últimas semanas para hacer caja frente a las obligaciones financieras. Sin embargo, con un dólar en mínimos desde fines de febrero, los productores pueden especular con alzas adicionales.

Los valores para la soja 2016/2017 en el mercado local llegaron este lunes a US$ 365 por tonelada aunque con distintas primas manejadas por los exportadores. La operativa en volumen físico es baja teniendo en cuenta que el grueso de productores está tratando de cerrar la campaña que pasó y ahora enfocado en la siembra de cultivos de invierno. Si bien la relación insumo-producto es claramente más favorable que un año atrás, los productores consideran que todavía hay factores ligadas al clima en Estados Unidos que podrían afirmar los precios en los próximos meses. A nivel de opciones, hay alternativas para fijar pisos en los precios sin comprometer volumen físico. 

Publicado en: Blasina y Asociados.