En poco más de una semana el mercado de soja prácticamente se comió el rally de los tres meses previos. Este lunes los futuros de la oleaginosa cerraron en mínimos desde mediados de abril con la posición de referencia para la próxima campaña en Uruguay quebró el piso de US$ 350 por tonelada.

Si bien las primas locales están firmes, las referencias de precio caen por debajo de US$ 340 por tonelada en un mercado prácticamente sin oferta. Los fondos han liquidado muy fuerte su posición comprada en la soja pero todavía tienen margen para seguir vendiendo.  Es muy limitado el riesgo de pérdidas de rendimiento tomando en cuenta la actual condición de los cultivos y las perspectivas climáticas para la primera mitad de agosto. Este lunes el USDA informó  que hasta el domingo el 76% de los cultivos de soja había entrado o pasado la fase de floración contra el 66% del promedio de cinco años. En tanto, el 35% de la soja estaba ya en formación de vainas frente al 26% del promedio entre 2011 y 2015. El porcentaje de cultivos en condición buena o excelente se mantuvo en 71% frente al  62% de igual fecha del año anterior. El mercado –según sondeos de Reuters- esperaba un marginal descenso en ese porcentaje.

Además de lo que suceda con el clima en Estados Unidos, un factor relevante es lo que sucederá con la demanda. Es previsible que la demanda se concentre en la soja estadounidense dada la casi inexistente oferta desde América del Sur. Este lunes el dato semanal de embarques del USDA superó con creces lo esperado por el mercado sin influencia en el mercado. Y es que dentro del análisis hay algunos factores relevantes a observar. El gobierno chino comenzó a vender soja de sus reservas estatales lo que puede deprimir la demanda desde la importación. La influyente publicación Oil World pronosticó que en la campaña 2016/2017 se dará la primera caída en 15 años en las importaciones chinas de soja. Para Oil World las compras externas sumarán poco más de 80 millones de toneladas frente a los 83 millones del ciclo 2015/2016. Esto se explicará por una mayor producción doméstica en ese país a lo que se sumarán las ventas de las reservas estatales de la oleaginosa con una decisión de los procesadores de bajar el nivel de stocks de soja importada. Para el economista de la Bolsa de Comercio de Rosario, Guillermo Rossi, “en vista del elevado riesgo climático que se avizora para la campaña sudamericana, es probable que las fábricas del gigante asiático prefieran sostener sus inventarios de soja”.

Durante la última semana el mercado estuvo prácticamente sin operaciones tanto para el muy escaso saldo de soja disponible por negociar como en la soja 2017. Esta tendencia se consolidó este lunes con referencias para la soja nueva sobre US$ 335 por tonelada. De acuerdo a exportadores consultados por Monitor Agrícola habría poco más de 5% de la producción esperada con precio fijo. La mayoría de las operaciones se da a través de contratos a fijar precio con el que los productores pueden adelantar compra de insumos o financiamiento bancario. A pesar del ajuste negativo en Chicago no se dieron ajustes de relevancia en las primas en Chicago que tendrían un descuento del orden de US$ 17-US$ 18 por tonelada para el precio al productor puesto en Nueva Palmira. Si bien se trata de primas atractivas en términos promedio, esto se verá finalmente con el resultado de la cosecha sudamericana. Si la producción no sufre contratiempos es previsible que los descuentos sobre Chicago serán mayores y a la inversa.

Por ahora los productores irán evaluando y ajustando los números sobre el área que se sembrará en función de las expectativas. Si los precios a la siembra caen es posible que haya áreas marginales que puedan quedar fuera aunque el grueso de la superficie no debería tener ajustes significativos. Se sigue esperando porque se forme el mercado de semillas con precios que serán superiores a los de la zafra anterior aunque no están todavía definidos los porcentajes de suba. Hubo lotes analizados por los productores que mostraron problemas importantes y que fueron ofrecidos para la exportación. El INIA publicó un informe con los problemas detectados en las semillas y las recomendaciones para la revisión de los lotes y su tratamiento. La integrante de la Unidad de Semillas del INIA, Silvana González, dijo en el programa Tiempo de Cambio de radio Rural que para la zafra 2016/2017 se tendrá que atender con el curado los problemas por presencia de fusarium y otros afecciones por hongos.

http://www.inia.uy/estaciones-experimentales/direcciones-regionales/inia-la-estanzuela/problema-calidad-de-soja-2015-2016

En Argentina la preocupación es similar a Uruguay. Esto se da especialmente en zonas en donde se produce el tipo de semillas que importan las empresas uruguayas. La Bolsa de Comercio de Rosario indicó el jueves 21 que se observan “numerosas muestras (de semillas de soja) afectadas. “Se concluye que sólo lo se cosechado antes de las grandes lluvias, servirá para semilla. El resto muestra severos problemas de PG (Poder Germinativo), sobre todo en los departamentos cordobeses, y en buena parte de Santa Fe. Los ciclos más comprometidos serían los más largos. El Norte de Buenos Aires, en mejores condiciones, podría suplir la faltante”, señaló la entidad.

 

 

Publicado en: Blasina y Asociados.